« DE TÚ A TÚ CON LA NATURALEZA »

« Estamos profundamente fascinados por la magia de la Naturaleza y nos esforzamos en servirla lo mejor posible para devolver un poco de esta magia a través de nuestros Vinos »— Frédéric Rouzaud, Presidente Director General

Descubra el cortometraje Louis Roederer
«Una Coreografía entre el Hombre y la Naturaleza»

LA NATURALEZA, LA BASE DE LOS GRANDES VINOS DE CHAMPAGNE

Nuestros grandes vinos de Champagne, los forjamos observando la Naturaleza. Nos gusta recorrerla cada día, sentir su tierra, tomarle el pulso, notar su respiración… Al ritmo de las estaciones, al compás de los hombres o al paso de los caballos, captamos sus virtudes, trabajando nuestros terruños con el mayor de los respetos.

A LA ESCUCHA DE LOS SERES VIVOS

El respeto por la Naturaleza es la clave, la creación del Hombre, el engranaje principal. De esta simbiosis perfecta nace un fruto sano, carnoso, colmado de azúcar. Como viticultores de corazón, nos esforzamos cada día por escuchar a la Naturaleza, por hacer brotar su esencia verdadera, utilizando únicamente prácticas suaves y virtuosas que respeten a los seres vivos.

« Nosotros no somos artistas. Para nosotros, la gran artista es la Naturaleza y, cada año, nosotros somos los intérpretes de lo que ella tiene a bien ofrecernos.
Nuestro trabajo consiste en participar de esta coreografía entre el Hombre y la Naturaleza para poner de manifiesto los grandes terruños de Champagne. »— Frédéric Rouzaud, Presidente Director General

EL TIEMPO, UN LUJO SUPREMO

La Casa Louis Roederer crea vinos desde hace más de dos siglos. La eclosión de grandes Champagnes imprime un ritmo lento, paciencia y mesura. El verdadero lujo es el tiempo. El tiempo para reflexionar, para madurar, para plantearse preguntas. El tiempo para ensamblar los elementos pacientemente, para volver atrás, para elegir un camino mejor, el tiempo para transmitir y trabajar en la creación de grandes vinos de Champagne procedentes de terruños únicos, trabajados con respeto, pasión y humildad.

« La espera, la paciencia y la interrogación alimentan la creación, la revelan y la subliman. Así es como nacen nuestros grandes vinos de Champagne.» — Frédéric Rouzaud, Presidente Director General

UN APRENDIZAJE CREATIVO ENTRE EL HOMBRE Y LA NATURALEZA

Tratar de tú a tú a la Naturaleza, en el viñedo, es, ante todo, saber dedicar tiempo a la observación y al estudio para comprenderlo, intimar con él, captar cada una de sus pulsaciones; y es, partiendo de esta base hecha de paciencia y de respeto, recorrer el camino con él, comprometerse en una cocreación.

Esta idea de un Champagne cocreado por el Hombre y la Naturaleza ha inspirado una nueva comunicación visual en la que la forma de la botella nace de instalaciones artísticas compuestas con los elementos naturales: caliza, sarmientos, hojas, nube y raíz.